w@kefield ediciones – colección libros de autor

porque leer es un arte…

retablo impío

Posted on | julio 2, 2011 | No Comments


josé maría menéndez

(rústica, 15×21 cm., 98 páginas, papel ahuesado, cubierta a color, cuché plastificado brillo)

página del autor: www.jotamml.com

«Alejandría se conmovió: el amor de una puta es tierra sagrada. La absolvieron, o la condenaron al destierro. Egipciaca no esperaba menos: cumpliendo la sentencia, se encamina hacia el puerto, se ofrece a los marineros, suplica un lugar en cualquier barcaza. Un viejo capitán la reconoce y la acepta: trama cobrarse el pasaje en el lecho. Parten de madrugada. Por tres noches, ella satisface la deuda; a la cuarta, considera el negocio resuelto y se niega. Contrariado, el capitán se venga: la arroja a la cala: confía en doblegarla. Mediada la travesía, un joven grumete que se encarga de llevarle alimento entrevé sus formas de estatua, las codicia, se apasiona. Ella propicia el desorden; él se compadece y la libera. Read more

Sofía Tólstoi, Diarios

Posted on | marzo 14, 2011 | No Comments

La mente humana se asemeja al delirio religioso. Los sentidos la manipulan hasta hacerla concebir un entorno amable, pero irreal. La voluntad y la memoria también profesan ese oscuro rito de imposturas. Saben que el tiempo quiebra nuestra resistencia al dolor. Por eso nada nos es mostrado en su forma real, ningún recuerdo se nos revela sin ser atenuado, mentido, mutilado.

Hemos leído con curiosidad perversa los diarios de Sofía Tolstoi, los relativos a su matrimonio con el autor de Guerra y Paz. El texto, muy extenso, arranca a partir de la boda, fija cinco décadas de vida en común, trasciende la muerte de su esposo en 1910 y concluye a dos semanas de su propia extinción, apenas una década después.

Sofía no es escritora, no tiene nada que decir. No la distinguen ni un bello estilo ni una mirada remota. Tampoco lo pretende. Es sólo una mujer que se lamenta por escrito, con cierta elegancia y gran regularidad. Un empeño así rara vez persigue otro designio que el desahogo personal. Este, sin embargo, se revela magnífico, y nos atreveríamos a decir que lo consigue incluso a su pesar. Read more

si alguien escribiera una historia

Posted on | junio 14, 2010 | No Comments

belén alonso de santiago

(rústica, 15×21 cm., 90 páginas; papel ahuesado, cubierta a color, cuché plastificado brillo; portada e ilustraciones interiores de jesús anta vara)

a la venta en:
edición papel
edición electrónica

página de la autora: www.belendesantiago.com

«En cuanto ella desapareció, Santi se sentó frente a la tele, le quitó el volumen por que, la verdad, ya lo había pensado más veces, su madre debía de tener el sentido del oído tan desarrollado como los perros, lo pensó la noche en que se quedó viendo una película de vaqueros, un viejo de barba blanca hablaba sin parar de sonreír y dijo algo así como «todos soñamos con volver a ser niños, incluso los peores de nosotros, tal vez los peores más que nadie», algo parecido, a Santi se le quedó grabada aquella frase de puro absurda que le pareció, «todos soñamos con volver a ser niños», decía el viejo, quizá además de arrugado y sonriente estaba loco, quién podía soñar con algo así, seguro que sí, además, en caso contrario no hubiera dicho eso de «los peores más que nadie», qué difícil saber quiénes eran los mejores y quiénes los peores, había que estudiar mucho para poder distinguirlos, sentarse cada tarde en un parque y Read more

memoria del odio

Posted on | junio 2, 2010 | No Comments

josé maría menéndez

(rústica, 15×21 cm., 92 páginas, papel ahuesado, cubierta a color, cuché plastificado brillo; cubierta e ilustraciones interiores de jesús anta vara sobre fotografías de marce rodríguez yebra)

a la venta en:
edición papel
edición electrónica

página del autor: www.jotamml.com

«…Las órdenes fueron obedecidas: se planificó la estrategia y se dispusieron los medios. En días sucesivos, decenas de emisarios salieron a caballo para divulgar la noticia. Eran soldados, los mejores jinetes, los más audaces, pero su oscura embajada los precedió, y en ninguna parte del territorio lograron beneficio. Llamaron a las puertas de los magos y de los hechiceros: primero, los tentaron con oro a cambio de su ciencia; más tarde, amenazaron con vengarse de quienes rehusaran. La mayoría escuchaban la oferta y se alejaban tras oponer su ignorancia; quienes aceptaban, intimidados o por la fuerza, huían durante el viaje, o desaparecían antes de emprenderlo, sin que nadie supiese dar cuenta de sus razones ni de su paradero.

Infatigables, los soldados cruzaron las montañas y acudieron a otros reinos. Visitaron cuevas habitadas por dioses cincelados en piedra; vivieron entre ellos, apelaron a su juicio y recibieron el desprecio por respuesta. Read more