w@kefield ediciones – colección libros de autor

porque leer es un arte…

si alguien escribiera una historia

Posted on | junio 14, 2010 | No Comments

belén alonso de santiago

(rústica, 15×21 cm., 90 páginas; papel ahuesado, cubierta a color, cuché plastificado brillo; portada e ilustraciones interiores de jesús anta vara)

a la venta en:
edición papel
edición electrónica

página de la autora: www.belendesantiago.com

«En cuanto ella desapareció, Santi se sentó frente a la tele, le quitó el volumen por que, la verdad, ya lo había pensado más veces, su madre debía de tener el sentido del oído tan desarrollado como los perros, lo pensó la noche en que se quedó viendo una película de vaqueros, un viejo de barba blanca hablaba sin parar de sonreír y dijo algo así como «todos soñamos con volver a ser niños, incluso los peores de nosotros, tal vez los peores más que nadie», algo parecido, a Santi se le quedó grabada aquella frase de puro absurda que le pareció, «todos soñamos con volver a ser niños», decía el viejo, quizá además de arrugado y sonriente estaba loco, quién podía soñar con algo así, seguro que sí, además, en caso contrario no hubiera dicho eso de «los peores más que nadie», qué difícil saber quiénes eran los mejores y quiénes los peores, había que estudiar mucho para poder distinguirlos, sentarse cada tarde en un parque y mirar muy fijo a la gente, la señora que le daba una bofetada al niño por pisar la hierba ¿era mejor o peor?, ¿y el de la boina que esparcía en torno suyo migas duras de pan para las palomas? Santi propuso el juego una tarde a sus amigos, un fracaso, acabaron discutiendo y ninguno se puso de acuerdo, a él le pareció que la señora que tejía en la esquina de un banco era de las mejores, pero Chema dijo que no, que era de las peores por el bamboleo triste y aburrido de las agujas de punto y Alfredo, también, le recordaba a la tía soltera que vivía con ellos en casa, sólo por eso le parecía de las peores, «seguro que refunfuña todo el rato, seguro que es tacaña y da voces si tocas la trompeta sólo un rato, para practicar», decía Alfredo, menos mal que de pronto comenzó a soplar el viento, era un viento muy fuerte y muy frío y las palomas y la señora de la bofetada y las agujas de punto…»

Comments

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.